Política de transparencia

Transparencia

La sociedad demanda un mayor grado de transparencia en la forma en la que las empresas se relacionan con sus diferentes grupos de interés: ya no solo exige conocer los resultados, sino también y sobre todo, la forma en la que se obtienen.
La transparencia genera confianza, es muestra de independencia y ayuda a explicar comportamientos. Todos ellos, conceptos especialmente críticos cuando el ámbito en el que se trabaja es la salud.
En este contexto se enmarca la iniciativa de la industria farmacéutica de transparentar las relaciones que mantiene con organizaciones sanitarias y profesionales sanitarios, haciendo públicas las transferencias de valor derivadas de esta interrelación.
La iniciativa responde a un compromiso voluntario de las empresas farmacéuticas firmantes del Código de Buenas Prácticas, aprobado en 2014, y además tiene carácter pionero. De esta forma, una de las industrias más reguladas y autorreguladas del mundo se puede convertir también en referencia de transparencia para otros muchos sectores.
Durante 2016, la industria farmacéutica publicará las transferencias de valor realizadas a profesionales sanitarios y organizaciones sanitarias derivadas de donaciones, actividades formativas y reuniones científico-profesionales, prestación de servicios e I+D. La colaboración de todos perfeccionará el proceso hasta convertirlo en una herramienta clave para explicar las relaciones de la industria con nuestros principales grupos de interés.
Esta iniciativa se desarrolla también en otros países de la Unión Europea. La diversidad de modelos sanitarios y farmacéuticos hace compleja la comparativa de dichas colaboraciones y la dimensión de las transferencias de valor derivadas de las mismas.
La industria farmacéutica española defiende la importancia del trabajo que realiza para que los profesionales sanitarios y las organizaciones sanitarias continúen a la vanguardia mundial del conocimiento científico. Esta es una razón más para hacerlo transparente.